jueves, 10 de septiembre de 2009

EL PURO VENENO (relato)


-Mirá vos cerote esa puta de tu traida era mi traida hace tres días. -No chingués- contestó asustado. -¿Y te la cogiste?, -Me la agarré como capirucho y para que sepás que si le ví la pusa, tiene un lunar entre el muslo y el labio de la cuca. -Tu madre cerote -replicó indignado. -La tuya comemierda hijo de puta, -contestó airado. Pero si ella me dijo a mí que vos eras su cuate. -Bonita cara de mula nos vio, pero vos las vas a pagar quedando como mula mayor porque te vas aquedar con ella. Esta llamada es para advertirte. -A si pues-, dijo en tono irónico. -Que te aproveche esa cerota y cuando le chupés las tetas, enterate que yo le acabé allí y me la cogí por el culo malparido cerote. -TU MADRE HIJO DE PUTA AHORA ES MI TRAIDA, -cortó la señal del celular. El despechado agarró otro número y pensó: -¿a quién putas más le digo la cagada de esa cerota?... y escogió un amigo cercano de la susodicha para vomitarle todo el veneno. -Vos flaco... -qué onda vos cómo vas- preguntó. -Esa cerota de tu amiga es una puta- habló desconsolado y compungido. -Qué pasó? -Que esa cerota era mi traida y me dejó por otro cerote que se llama Juan Díaz y trabaja con ella. La muy mierda le dijo que no éramos traidos y el otro cerote le cayó y solo va a jugar con ella, vos. Decile que regrese conmigo, que yo sí la quiero a la muy puta. Vos cerote... que grueso... -Silencio- vos y desde cuando eran traidos? -Desde hace 2 meses. -Puta y porqué no dijeron nada entre toda la mara? -Por mula que fui, la hija de puta me la hizo.... -Y vos querés regresar con ella... no hombre no seas mula. Dejala que se vaya a la mierda. - Y después preguntó. -Vos cerote... ¿Qué putas? -replicó acongojado- Vos, y te la cogiste - A huevos y dos veces- le contestó. -Éste cerote. Mandala a la mierda- le dijo como tratándolo de consolar. -La van a tratar mal vos... decile que regrese que yo si la quiero-. Vos cerote y cómo te mandó a la mierda? -Me mandó un correo por internet la muy cobarde hija de puta. Ni siquiera tiene los huevos para decírmelo en la cara. -A la verga... va dejame hablar con ella pues... Colgó y nunca volvió a responder una llamada del despechado por más que éste lo llamara 20 veces.

-Puta, esa cerota- mascullaba miles de maldiciones con el puño cerrado mientras caminaba haciendo círculos en el cuarto. -Pero que no me la vaya a encontrar al cerota porque le voy a decir que es una hija de la gran puta cobarde y mentirosa. -Vos... -qué putas- contestando de mal modo -te llaman. -De plano esa cerota se arrepintió -dijo a sus adentros- Aló? Buenas usted es Roberto? Sí... Quién es usted? preguntaba extrañado. -Yo soy la mamá de María José. -Puta que cobarde esta cerota mete a la mamá para que le resuelva sus vergueos-, pensó. Mire yo lo llamaba para decirle que deje de hablar mal de mi hija porque ella es una buena persona. -Buena persona JAJAJA, no me haga reír señora. Esa su hija la tiene bien engañada. -Ya no me la moleste mire que... -vieja alcahueta le cree todo lo que le dice su hija. -Mire- interrumpió la mamá subiendo el tono de voz- joven no sea abusivo no me hable así. Ella me dijo que usted solo era su amigo -le contestó entre consternada y enojada. -Ni mierda, no... eramos novios. -Ella a mí no me dijo nada. -Já y se va a meter la verga ella pues?. El novio se llama Juan Pablo y trabaja con ella. -Pero si no me ha dicho nada-, insistía la mamá. -Déjela jovencito si es que alguna vez tuvo cariño por ella. Yo le dije a mi marido que iba a resolver esta situación así que le pido que deje a mi hija en paz. -Mire señora, usted su marido y su hija se pueden ir mucho a la mierda. Vieja alca... .... Se cortó la señal. La cola de insulto que iba a escupir con tanto odio fue interrumpida. En total amargura y odio medular, solo le quedó sanar. Se tardaría unos 2 años en olvidarla un día. Cada minuto y segundo pensaba qué diablos le iba a decir si se la encontraba, recitaba un discurso que tenía preparado, todos los días y en cada momento lo ensayaba.

Pasaron 6 meses y un sentimiento agridulce recorrió su cuerpo cuando supo que la susodicha había metido las patas (se había embarazado) y se tendría se tendría que casar a fuerza por el "qué dirán de la sociedad". También supo que nunca volvería a verla para enmendar la situación y a lo mejor, volver con ella, aunque sea quererla con hijo ajeno; a como diera lugar para que triunfara el amor. Después reaccionó como si hubiera chupado un centavo. El daño a la pareja estaba hecho. La venganza completa. Reía, sí, pero no era feliz. Y cada vez que lo recordaba, una sonrisa se le dibujaba en el rostro. Gran orgullo sentía.

6 comentarios:

Duff Man dijo...

Poderoso relato, lleno de pura ponzoña...

Macroman dijo...

Que onda vos Allan, te paso esa mierda espero que no , pero igual, bastante peculiar la forma de debanar la historia.

LuisRo (P*!!!) dijo...

Veneno vil! de mordedura fatal; cual ponzoña de un alacran... grueso amigo, grueso! que relato.

Skunk LR dijo...

me estas oyendo inutil!!!! jajajaja

CHAPINTOCABLES dijo...

Cerote, me gusto tu relato.

ahi volvere

Prado dijo...

lo contaste con fluidez. me llegas papá por macho. gran relato.