lunes, 24 de septiembre de 2012

EXORCISMO DOCUMENTADO: LOS MIEDOS PRIMARIOS

Raro es encontrar en Guatemala una película de terror que provoque una moderada expectación. Puede ser que fue un hecho real. O puede ser por lo controversial del tema cuyo pulso entre gigantes espirituales como Dios y el Diablo sigue inquietando. Pero si hay ateos leyendo lo dejamos en el término medio de "La eterna batalla entre el bien y el mal". 

Con un título poco original, "Exorcismo Documentado" fue estrenado el 14 de septiembre en salas del circuito alba, dirigido a un público selecto y escondido de bajo de las piedras como es el fanático del cine de terror, el que por estas fechas, se pierde entre las páginas de tabloides y su ya terrorífica sección de nota roja.

Como dije basada en hechos reales y con la bendición de El Vaticano, "Exorcismo Documentado" nos cuenta la historia de Ana Nicole Méndez quien es diagnosticada con una depresión severa. Luego de pasar por cualquier cantidad de exámenes médicos, el galeno sigue sin encontrar un diagnóstico final que logre curarla. Ante esto, la madre habla con el psiquiatra Pablo Saura. Saura graba todos los encuentros que tiene con la enferma y detecta sonidos y apariciones extrañas en sus grabaciones que son inexplicables científicamente. Como es común en estas historias, un cura es solicitado para que vea a la víctima e interceda por la madre a la arquidiócesis y así, realizar el exorcismo.

"Exorcismo Documentado" sufre de un desequilibrio de mal gusto. Por un lado tenemos, secuencias bien logradas, efectos especiales y maquillaje de alto impacto y por otro, actuaciones histriónicas en unos personajes e inmutables en otros (salvo el papel de Daniela Castillo como Ana Nicole, el cual no está bien desarrollado y del camarógrafo, ambas son las más espontáneas), un guión con rumiantes diálogos que entorpecen el ritmo de la película. Y si somos más minuciosos algunas partes son vulgares robos o grandes homenajes (depende qué tipo de hacker se sea) a películas de terror como El Exorcista, El Aro, El exorcismo de Emily Rose o The Shining,

A pesar del Frankenstein fílmico creado, los aciertos técnicos logran mantener al espectador a la orilla de su asiento durante sus escenas claustrofóbicas cargadas de ambientes densos, oscuridad traicionera, apariciones epilépticas, deformaciones corporales, regurgitaciones y esquizofrenias. El manejo del suspenso aunque vacile en lo trillado siembra en el inconsciente de cualquiera la ocurrencia que al momento de ir al baño a media madrugada u hora nona, la terrible noción de voltear hacia atrás.


Es difícil enojarse con una película que causa tal impacto en un cinéfilo que aunque ha visto cine de terror, tiene tiempo de dejarse manipular y sugestionar por algo tantas veces visto. Sin embargo la película va más allá y se agradece que toque un nervio primario de aquellas primeras experiencias con visiones poco confiables que son sujetas al escrutinio de una conversación larga y tendida luego de salir del cine. Otro valor añadido.

Hay que mencionar que un pequeño porcentaje de personas que van a verla en cada función salen de la sala ante la fuerza y tensión de la película. Los que seguimos, quedamos con un mensaje de esperanza al final. Recomendable.

1 comentario:

Más Información dijo...

uff buena información de este documental, no tenia idea de el, muchos éxitos.