viernes, 13 de marzo de 2009

LA CANCION PROTESTA: AY NICARAGUA, NICARAGÜITA



He tenido serios problemas con la canción de protesta, sobretodo por el ala cubana. No entiendo a Silvio Rodríguez ni a Pablo Milanés. Simplemente porque no les creo lo que dicen. Cierto, Ojalá es una canción preciosa pero otra canción de Rodríguez me duerme. Intenté escuchar un disco de él y no pasé de la tercera canción; igual con Pablo. Llegué a la conclusión que no tengo la edad aún para oírlos o simplemente el rojo dentro de mí nunca nació. Por lo menos me gustó Las casas de Cartón. Igual, la música de Godoy despierta esa curiosidad por saber quién es Augusto Sandino y es ese momento donde nace ese sentido social e infunde un compromiso profundo por la sociedad y el país. ¡Que se enteren los imperialistas!

Tengo que reconocer que en este tema de la canción de protesta, particularmente, no tengo ningún dominio. No sé si sea un gusto adquirido. Sin embargo cuando leí: Jose el pobre jornalero se mecatella todito el dia, / lo tiene con reumatismo el tequio de la carpinteria / Maria suena que el hijo igual que el tata sea carpintero / pero el zipotillo piensa mañana quiero ser guerrillero. Me ha parecido unas líneas geniales, con una fuerte dosis de irreverencia que crean la ilusión de que pudo haber pasado. O incluso relatar un hecho de una forma tan brutal y despiadada como la canción Las campesinas de Cua dedicadas a un grupo de mujeres que fueron encarceladas y torturadas por proteger a 19 guerrilleros que huirían a la clandestinidad para derrocar a Somoza. Éste crimen fue lo que provocó que el pueblo entero nicaragüense se levantara y tomara un fusil para derrocar al gobierno. Amanda Aguilar una de las protagonistas que fue torturada por el ejército falleció hace un par de años y llego a tener 116 años de edad. Tuvo 5 hijos 4 de ellos asesinados por el régimen y le sobrevive uno.

Carlos Mejía Godoy y los Palacagüina, nunca me han sonado a canción protesta, aunque sé que lo son. Me explico: Su mezcla de canción popular llena de alforjas y campesinos, los romances bajo almendros y la fuerte emoción que causa el regresar a tu pueblo son sentimientos con los que me identifiqué, dado mi origen y descendencia. Igual si no hubiera sido por eso, la música de Mejía Godoy es universal y no queda como una marca en la época sino que es atemporal. Incluso me pongo a pensar que ojalá hubiera nacido alguien que le cantara a Guatemala de la forma que Mejía Godoy le declara su amor a Nicaragua: Ay Nicaragua sos mas dulcita, / que la mielita de Tamagás, / pero ahora que ya sos libre, / Nicaraguita, yo te quiero mucho mas. / pero ahora que ya sos libre, / Nicaraguita, yo te quiero mucho mas. Tremendo.

Como sea les dejo un top cinco de Carlos Mejía Godoy. Por si no los ubican eran aquellos que cantaban Son tus perjúmenes mujer..

Ay Nicaragua, Nicaragüita



El Cristo de Palacagüina



La Tumba del Guerrillero: Esta canción duele. Idealiza románticamente al guerrillero como un defensor inmortal del pueblo. Hasta al Che, si la hubiera escuchado, le habría encantado ser nicaragüense. Qué jodida decisión esa de agarrar un fusil para luchar por tu país, sabiendo que vas a matar a tus hermanos.



Palomita Guasiruca



Quincho Barrilete Esta canción ganó el OTI de 1977. Todos los Sancarlista la cantaba hace 30 años.



Fotos: Los conocí por un disco que tenía mi papá. La historia de Centroamérica, de verdad que llora sangre.

5 comentarios:

el VERDE !!! dijo...

a mi me desespera escuchar media hora del mismo rollo... y más con esta música. Es como los discos de Arjona, todos parecen lo mismo.

Yo paso.

El Aguafiestas dijo...

Como te dije en persona, si escucharas "Al final de este viaje", de Silvio, ahora que estás más viejo y vivido, te gustaría. Lo escucharías como si fuera un performance, como un disco de Manson o de Dylan. Todo un rollo, ahí te lo voy a prestar.

Johan Bush Walls dijo...

Le voy a contar una cosa, maestro Vigilante, pero sin ánimos eruditos ni nada por el estilo, porque no lo soy.

La canción protesta es una cosa distinta, la de Silvio y Pablo no entran en ese saco, ni la de los Mejía Godoy, los primeros entran en la "nueva trova", y los segundos tocan música folklórica nicaragüense. Ahora, Casas de cartón si es canción de protesta.

En lo que si estoy de acuerdo es que, tarde o temprano, el ritmo se vuelve monónotono, entonces hay que dejar descansar a las canciones, pero cuando uno las vuelve a escuchar, siempre dan ganas de cantarlas.

Salú pue.

El Vigilante dijo...

El Verde: Yo también comparto tu opinión pero tiene sus cosas rescatables.

El Aguafiestas: Órale estaré esperando el disco para expanderme más.

Don Johan Bush: Gracias por la corrección. Es que, cabal eso pasa cuando todo lo oímos igual y lo ponemos donde sea o donde quepa. Yo tenía la impresión de que este tipo de música era toda igual que si la trova y la folklórica son primos lejanos. Gracias por la visita. Ya vamos a chequear su blog.

Memorias de Pueblo dijo...

ES muy interesante tu nota.
Yo creo en lo personal, que esta musica te gusta porque te sentis identificado, es tu historia, o tu pais, o tu vecino, o tu madre, o tu padre. Yo soy uruguaya, y me siento identificada con esa historia, con esa musica, pues es parte de lo que soy. Y no entiendo todas las letras de Silvio,pero el es ha sido parte de mi infancia y adolescencia. Pablo Milanes no me gusta musicalemente, entonces no lo escucho.
La musica de "protesta" habla de lo que paso, y sigue ahi porque nos ayuda a no olvidar.