lunes, 5 de enero de 2009

Hace 10 años: 19 días y 500 noches.


Multilaureado. Este disco número 14 de Sabina es, en una palabra: soberbio. Escupe desde el principio verdades alcanzadas. No hay necesidad de mentir, al contrario, se alcanza la gloria en el primer intento después de tanta práctica y tocamos un trozo de cielo en el inmenso universo llamado vida. Bajémonos del delirio por un momento e indaguemos por qué.

Empieza Ahora qué… una balada rock que habla del amor maduro y consumado. De alguien que se olvida y se arriesga a convertirse en un inmortal en la vida de una mujer. La canción tiene frases y máximas que tocan la médula. Ahora que está tan lejos el olvido / ahora que me perfumo cada día ,/ ahora que, sin saber, hemos sabido / querernos, como es debido, sin querernos todavía... Pero hay más. En cada “ahora que” hay una verdad punzante no apta para los evasivos que se niegan a sentir. Para ellos la canción pasaría como una nostalgia de quererlo vivir. Para no hacerlos sentir mal a estos parcos sentimentales la añoranza llega en 19 días y 500 noches. Se entiende la broma de Sabina y un amor eterno dura 6:48 del Ahora qué… En 19 días, el amor privado y protegido, sale tan rápido que toda imagen impresa en un espejo es arrebata. El amor ideal resucita, pero ahora fue aplastado vilmente como un insecto sin alas y sin patas. Ya para esta canción regresa el bastardo, el cómplice y bolo de siempre. El amigo de tragos y drogas y hay que oírlo quejarse: Tenían razón / mis amantes / en eso de que, antes, / el malo era yo, / con una excepción: / esta vez, yo quería quererla querer / y ella no ./ Así que se fue, / me dejó el corazón / en los huesos / y yo de rodillas. / Desde el taxi, / y, haciendo un exceso, / me tiró dos besos... / uno por mejilla. Nos alegramos que está de vuelta, solo… es que, entonces, quién cantaría esas canciones? Feliz no nos sirve. Regresamos a las utopías y seguir buscando a la mujer (im) perfecta para que nos consuele. Nos la imaginamos en Barbi Superstar. Tal vez es ella, le va mal y necesita ser salvada. ¿Quién sabe?. No condenemos ni con una sonrisa escondida por favor. A lo mejor nos llama… Sueña.

Lentamente caemos en Una canción para Magdalena. Una prostituta como ninguna que recrea en un revolcón, el amor de los (recién) casados. Necesario después de una decepción. Es de las que aman sin masticarte el miembro. La más señora de todas las putas, / la más puta de todas las señoras. Y no te olvidés darle por sus favores, por favor. Una balada para una señora con un corazón de cinco estrellas. A veces se entrega sin cobrar. Qué buena onda.

Nos vamos a celebrar a la Argentina que ganó Boca en la Bombonera con Dieguitos y Mafaldas. Venite aunque no sepas de fútbol. Es un tango con aires de flamenco y de pronto es una milonga. Imaginate en la Bombonera, el gol de Palermo en tiempo de reposición, vos en pleno fornique con la chava viendo la tele. Termina, Boca Campeón y el polvo disparado. Salud. La canción es eso, un viejo amor con fútbol. Lo del revolcón me recordó la película Trainspoting.

Caemos en reflexiones de 50 años que en pocas palabras es un recuento de daños. Verdad sin anestesia. El hombre evalúa en la cumbre y ya ve para abajo. El caso de la rubia platino es un pedro navaja español. En Donde habita el olvido el retrato de un amor que se fue y acabó mal por dejarnos. Inmutados, oímos las pinceladas que lentamente desnudan esas dudas nuestras que son retratadas, perfectamente, y queremos agarrar o salvar un fantasma. Los besos que perdí, / por no saber decir: / "te necesito"./ Y la vida siguió, como siguen las cosas que no / tienen mucho sentido, / una vez me contó, / un amigo común, que la vio / donde habita el olvido.

En Cerrado por derribo es un flamenco que despide así, aquello letal que enterramos. Los últimos versos que te escribo, dice Sabina. A pesar que ya enterramos cualquier esperanza, necios, empezamos a ver fotos y evaluamos con sentido del humor aquello que nos hizo daño. Así, evadimos a pura mentira y lavamos la chaqueta de bastardo que teníamos puesta, lo que nos da licencia para decir que ambos somos buenas personas. La descripción es risible de todas las “tipas”, en buena lid, de eso se trata Pero qué hermosas eran. Como te digo una “co” te digo la “o” es un intento interesante y humorísticos de rapear sin ser un rapero. Entretenido, igual que No sopor, no sopor del Yo, mi, me, contigo.

Junto con Chabela Vargas caemos en una ranchera Noches de boda. Sabiduría de viejo y caemos en ese coro gigante de Que el corazón no se pase de moda, / que los otoños te doren la piel, / que cada noche sea noche de bodas, / que no se ponga la luna de miel. / Que todas las noches sean noches de boda, / que todas las lunas sean lunas de miel. Sentencia con buena lid este aspirante de macho salido de Jalisco.

Redondo y grande, 19 días y 500 noches, es en pocas palabras las confesiones de un ángel humano, mañoso y pendenciero. Que nos premia con un “no te rompas riata que es el último jalón”. Y en estos 10 años es vital volverlo a oír o escucharlo por primera vez. Es difícil ponerse obejtivo con este disco. Despierta pasiones, te hace tomar bandos y esconderte en trincheras. Es letal con una botella de tequila.







7 comentarios:

El Aguafiestas dijo...

Es un gran disco, la verdad. Celebra la soledad y las aventuras de una manera tan especial. Y yo que no lo tengo, ni en mp3, a ver si un día me lo prestás.

Alexxx dijo...

que gran post! buena informacion, de sabina he oido poco, entre ellas me gusta el duo con rocio durcal, y mas aquella parte que dice que metio la mano debajo de la falda jajajaja, naaaa, joaquin sabina es un buen cantante y buena musica
Saludos

Vivian dijo...

Excelente post!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Me encanta Sabina, es lo mejor de lo mejor, sus letras son la mera Uva!!..
Salu2.-

Skunk LR dijo...

Sabina me la pela... su musica me parece aburridisima y su lirica es perfecta para una noche de insomnio... talvez asi me puedo dormir... pero tu descripcion esta bien chilera, impresionante cantidad de informacion, muy util para los que despreciamos este genero... salud por tu post!

Gabriel Arana Fuentes dijo...

increible descripción. Se aprende mucho en estas letras. Para que sabina te guste tenés que ser honesto con vos mismo (aunque sea). Quizás a la gente no le gusta porque en sus letras es increible la forma en que te adjudicas cosas como propias, donde el cabrón es otro y no uno. En dodne solo nosotros perdemos, Sabina es letal... letalismo

Prado dijo...

el viaje al que te manda este disco comienza desde las fotos de la portada. una dirección de arte admirable para mi gusto. me llegó que lo describieras fresco. el disco lo es. y si puedo pedirle algo más al post es sólo una cosa:

qué pensás de a mis cuarenta y diez?

a mí se me hace una de las grandes rolas de sabina. con eso de tener un hijo te pega un vergazo.. y peor si llegas a los treinta.

onepony dijo...

Que lindo post. Sabina es la mera onda. Un maestro...