lunes, 13 de octubre de 2008

Bastardos Gloriosos

La pobreza, el alcoholismo y la podredumbre humana son escupidas como flechas. La marginación es el escenario de aquello donde se perdió toda la fe en la humanidad. La desgracia y la miseria son almas gemelas y a la miseria le encanta la compañía. El hundimiento en sexo, guaro y drogas no es lo peor que te puede pasar. Sinónimos son sociedad y decadencia y la masa siempre te escupe por respirar. Se intenta, desesperadamente, regresar a una velada de fuego y chimenea, abrazado por las piernas de una mujer; y sentirse en el lugar más seguro del mundo. Ese momento se fue y se tendrá que lidiar con idiotas e ignorantes que se ufanan de comer y cagar 2 ó 3 veces al día por el orificio que les convenga. Mientras uno sirve de trapeador de calles y escoba de relleno sanitario. Ellos, los que señalan, ríen a gusto. Este top 5 de Bastardos Gloriosos es un gran FUCK OFF a la masa.

Tom Waits (Better Off Without A Wife)

Nadie necesita estar junto a alguien que te esté chingando de que tu vida es una plasta de caca seca. Claro que hacen falta. Pero cuando lo inevitable llega vuelven esos días de soltero donde todo vale. Ya vendrá alguna que se quede unos minutos más. Waits es insolente e irreverente. Con esa actitud de "Qué putas importa. Que se la lleven... te la envuelvo?. Papel o plástico". Siempre vendrá alguien más. Siempre.




Leonard Cohen (The Future)

Podría ser la voz de Dios. Leonard Cohen es casi un profeta maldito cuando canta "The Future". Letras sadomasoquistas, prohibidas y anárquicas. Todo un Marqués. Un futuro que va más allá del apocalipsis. De alguna forma tranquiliza que la cante Cohen. Vamos cayendo desde la azotea del edificio y todo está bien mientras voy por el piso 90, y no toquemos el suelo. Grande Cohen.



Joaquín Sabina (69 Punto G)

La canción del abatido. La desgracia nunca se la pasa tan bien en ésta canción. Un antro, licor, mujeres, algún adivino para que te enferme de esperanza. Mientras tanto juguemos a ser pordioseros, tal vez, así se nos olvida. El único lugar donde seremos iguales. Al lado de aquellos genios de antes que murieron en el olvido, empuñando una botella de alcohol mientras vomitaban el estómago y pulmones y tenían el valor de regresar a reír.



Lou Reed (Perfect Day)

Una postal para el agonizante. Lou canta con el sentimiento profundo de un abatido. Después de todo a lo lejos un atisbo puro que nos enorgullece. Algo que fue perfecto. Puedo morir en paz.



Johnny Cash

Johnny Cash le arrebata a Trent Reznor este himno. Reznor resignado ve como vuela una canción de él para nunca jamás regresar. Hurt es de Johnny. Reznor apenas puede susurrarla. Hurt es el gran epitafio de Cash. El piano y la guitarra junto con la voz de Cash cuando se dirige al coro final, es el último grito del hombre que sale de la vida en hombros. El hombre de negro nunca brilló tanto. Un bastardo glorioso.

3 comentarios:

Wendy García Ortiz dijo...

Estoy de acuerdo!
Perfect Day, especialmente, me trae recuerdos inocentes...

Gabriel Arana Fuentes dijo...

ben listado. Incrible sentido de la vida, increible descripción.

El Vigilante dijo...

Wendolyn: A mí también... es digno de un post que pronto escribiré.

Gabriel Arana: Se hace lo que se puede licenciado.