domingo, 7 de septiembre de 2008

Rolas para una noche de domingo


La noche del domingo es, siempre, muy extraña. Es más oscura que las normales. Hay más tranquilidad y la meditación es óptima para pensar idioteces. Miles de recuerdos inundan esa oscuridad tan vacía. Las vivencias son más tangibles y muy reales. En general es una noche para reprocharse todo lo que ha salido mal.

Las malas decisiones son recordadas, total ya viene el lunes y nuestros pecados serán lavados con el comienzo del nuevo día. Todo vale y vale halar la cadena del excusado. Melancolía, pesimismo, esperanza, rabia y desolación se mezclan con hastío sudoroso y grasoso. Hacen juego perfecto con una barba intrusa que no se va hasta mañana. El sueño es más difícil de alcanzar y a veces hasta la madrugada nos encuentra sin conocernos.

I Alone: Los recuerdos de las primeras veces de todo. La primera vez que recorrés su cara y su cuerpo. El sabor de su saliva y de sus hombros. La velocidad de su respiración. Cómo son sus párpados cuando te besa. El olor de su cuello y su pelo. Pero no hay nadie.

E-bow the Letter: Ésta canción me hace pensar de todas las caras que he visto en mi vida y que no recuerdo sus nombres. ¿Qué se habrán hecho todos esos extraños que alguna vez les hablé o compartí con ellos en la colonia o en el colegio?

Live Forever: Somos inmortales y el que muramos no quiere decir que se acaba todo. Siempre me recuerdo de Cobain con esta canción y la vez que fui al Discos y cosas cuando compré el disco Definatly Maybe.

Given to fly: es esa canción que según decía Eddie Vedder es como una ola. Primero comienza tranquila y de pronto viene la reventazón. Ver el mar al anochecer antes que amanezca. Nada cuesta soñar con volar y huír de todo. Ésta canción da esa licencia que a pesar de todo el ruido uno está parado... aguantando y respirando.

Pyramid Song: Entrar al mar y no volver jamás, siempre con la posibilidad de seguir viviendo. Recordar sin lágrimas y sin sonrisas. Un pequeño temblor de nostalgia.

Lost Cause: Seguir de necio haciendo memorias imposibles de nuevas vivencias en mi cabeza. Estoy perdido peleando por alguien que no lo merece pero el corazón no te deja. Todo lo que sale mal y no salió pero... es que esa necedad... Mierda...

Only: Me ayuda a despertar. Cómo me miro. La honestidad brutal frente al espejo. Si no salió mierda... pues se sigue. Tú nunca exististe. Estaba sólo contigo y ahora sólo sin tí. Ahora me preocupo por mí. Cómo me costó encajar en tu mundo donde me despreciaban. Menos mal todo se terminó. Con recordarme me agarro la cabeza y me halo el pelo. Hasta me dan ganas de ir a tu casa a rescatar mi recuerdo.

Sleepwalker: Andá salvame y no me dejés hacer estupideces cuando, por necedad hago que me quieran. Necesito despertar y salir huyendo Ayuda... por favor.

Sonnet: Me recuerda ese masoquismo que tenemos de buscar la canción que nos dé la razón para ser unos románticos. Es hora de salir de nuestra novela antes que pongan las risas grabadas.

Burden in my hand: Es cierto se va... pero antes mata el amor... aunque te deje incendiándote. Esta canción parece que habría que ponerla siempre que álguien se va. Parece una venganza. "Antes que te vayas te voy a herir para que me recordés y si mi amor no fue valorado, talvéz por el odio me recuerdes".

Side: Esta canción me deja tranquilo. A todos nos pasa y bueno... a seguir halando la carreta.

Eso pasa antes que sea lunes. Hay que buscar hacer algo productivo en la noche de domingo para exorcisar nuestros fantasmas.

3 comentarios:

Jose Roberto Leonardo dijo...

buenísimo, puedo dormir tranquilo y regresar mañana a las labores, con el oído y el corazón a gusto después de tan buenas rolas, gracias men

Issa dijo...

Recordar sin lágrimas y sin sonrisas. Un pequeño temblor de nostalgia!!! Tratare de no temblar, ni anhelar despues de leer esto... solo recordare en el olvido... Lindo vos!

El Vigilante dijo...

Jose Roberto Leonardo: Cabal una noche de catársis liberadora para esas penas que no se van a la chingada a pura canción se espantan.

Issa: Gracias niña por tus mensajillos de ternura.