lunes, 22 de septiembre de 2008

Baladistas: Esenciales de iberoamérica.

Esenciales sin duda. Muchos ni los conocen. Otros tratan de olvidarlos pero ante la falta de nuevas ofertas musicales, ellos cantan más fuerte. Mi contacto con ellos es puramente familiar. Mi padre tenía buena parte de sus discos y cuando venían esos fines de año de alcohol era parte de su recuperación poner a José José en su tocadiscos Zenit de 2000 watts. Es por eso que a José José me dan ganas de meterlo a una institución de AA. Por lo menos, decía yo, mi papá encuentra justificación de sus “bolencias“ en la voz del príncipe de la canción. Se cierra el círculo. Como sea, reconciliado el pasado se puede apreciar de mejor manera la historia. El presente reconoce y aplaude.

José José (El Triste)

El príncipe de la canción. Talento divino. Cada interpretación es un canto de cisne para el amante no correspondido, incluso, cantar cualquiera de sus canciones le da una muerte más digna a ese amor que arde en llamas cuando es consolado por un trago. El vibrato le sale tan natural y la fortaleza de su voz pone de pie a cualquiera.




Camilo Sesto
(Algo de mí)

El límite entre lo divo y el talento. Sin tapujos, majestuoso. Camilo estalla con esa voz aceitosa y es un triunfo proyectando ese desamor tan profundo con tan solo suspirar; así de sutil. Compositor de todas sus canciones. Los braceos típicos de la época.



Raphael (Yo soy aquel)

Histrionismo. Su voz aceitosa y pura. Un divo. En cada gesto dramático o movimiento de brazos exuda la fuerza del amor. Abjura solemnemente su humanidad para llegar al sentimiento último. Si de pronto te causan gracia esos movimientos tan exageradamente amanerados, eran típicos de la época... si pues.



Nino Bravo (América)

De pronto sus letras parecen que las sacó del Manifiesto Comunista de Marx, con un tono romático de campesino que suspira por su tierra. Una oda al tercermundismo solidario. América retratada por un eterno idealismo plasmado en una canción. La fuerza de Bravo es potente a los cuatro vientos. Su vibrato es puntual sin ser espectacular y le da un toque de sensibilidad a su gran voz.



Juan Gabriel. El Divo de Juárez (He venido a pedirte perdón)

La voz de Juan Gabriel parece la de álguien en tratamiento de hormonas sin dejar de ser tremendamente educada. Esa deficiencia o ventaja le da un plus extra de alcanzar notas de largo alcance y mantenerlas inalcanzables. El divo en pose Michael Jackson espera a su chica para que le baile. Cómo son agradecidas las chicas malas cuando les cantan una canción.



Qué baile el de la tipa.

8 comentarios:

Juan Pablo Dardón dijo...

Grande José José! Bien por ponerlo de primero, incomparable intérprete. Para la composición, Juan Gabriel (alguien me dijo que el nombre era lo que daba el talento, o lo hueco, no estoy seguro). Excelente recopilación maestro, ya quisiera haber vivido esos años para vivir así! Jajajaja!

Gabriel Arana Fuentes dijo...

Jajajajaja, de acuerdo. estos flasback nos van a matar. El principe es el principe sin embargo hay unos que sond emasiado viejos como par auqe alguien demi generación los conozca. claro ñla diferencia de edad, jajaja.

Parece que te faltó Enrique Guzman, Alberto Vásquez y Cesar Costa.

el VERDE !!! dijo...

este tipo de cantantes y sus canciones inmediatamente me evocan a mi niñez, cuando tenía q sentarme a esperar que el barbero terminara de cortar el pelo a la mara q habia llegado antes q yo... era peor que una misa larga... me dormía al son de estas canciones...

LuisRo (P*!!!) dijo...

Cómo que destapaste la melancolía tipo LP con este post.
La verdad muy bien, acertados los cantantes de la gota gorda en la mejilla y el vaso gordo con alcohol en la mano.

Alan dijo...

¡¡¡Están como para lanzamiento de libro de Mario Roberto o Los compañeros, jajajaja!!

Buenísimos.

Tocayo, yo agregaría a César de Guatemala, con la famosa pero nunca bien ponderada MI PLEGARIA, enjoy:

http://www.youtube.com/watch?v=QZnAnTUO-lg

Wendy García Ortiz dijo...

A mí todos ellos me recuerdan a mis tías y la casa de Rabinal. Mientras me cuidaban, ponían la FM Globo. A veces, me subían al columpio del patio cuando barrían y trapeaban. Ellas cantaban, entretenidas mientras yo sonreía viéndolas de lejos.
Sospecho que tenía como 10 años de edad y sin embargo, me sé todavía esas rolas de memoria.
Qué buen recorrido Allan! Yo le agregaría a Rocío Durcal cantando "Acompáname" con Enrique Guzmán...

El Aguafiestas dijo...

Vintage Allan.
El vídeo de Juan Gabriel está excelente mano, nunca lo había visto.
El baile de la chava lo hicieron con solo una toma vos... y que movimiento de nalgas también.
Buenísimo Allan.

El Vigilante dijo...

JP: Es tremendo José José, ahora lo aprecio más. Eso de los mismos nombre nunca se sabe... jejeje

MR. Arana: Simón esos serán para una segunda entrega que titularé Esenciales de latinoamérica Lados B y ya incluiré a mara de aquí de Guate.

El Verde: A mí me provocaban lo mismo pero escuchar ahora a éstos cuates adquiere otro significado. Ya no me duermo.

LuisRO: Jajaja. Cabal cómo se sufre por una desgraciada y qué mejor que con una canción y un buen trago. Salud.

Alan: Jajajajajajajajajajaja. Ya voy a hacer otro contéo con lados B.
Saludos amigo. Bueno saber que de vez en cuando realizas una visita por aquí.

Wendolín: Cabal... yo tenía la ventaja que mi papá tenía todos esos discos y mi mamá ponía la 5.60 en AM y vengo supercontaminado de esa época.

El aguafiestas: es buenísimo el video yo no me acordaba de esa toma. Esa película la ví una vez en el 7 porque en ésa época JG estaba de moda y me interesó su rollo de cantante de provincia. Que divina la tipa esa que baile. Lo que más me mata de la risa es que el otro cómo es de rogado y al final hasta bajaditas hacen. Jajaja. Saludos amigo.