martes, 18 de agosto de 2009

PUTA MADRE LAS FASES DE NOVIAS TEXTO LEIDO EN EL JARDÍN DE LOS VERGAZOS

La mayoría de hombres pasamos por esta barbarie de novias para que nuestro corazón se encause en buen camino. Es un hecho que en algún momento nos vamos a topar con nuestra media naranja por no decir, nuestra “peor es nada”. La vida puede ser tan injusta a veces porque los esperpentos con mucho dinero, rápido la compran. También hay aquellos que solo las encuentran y, ya. Como no somos de esos que tienen suerte, a huevos, que vamos a pasar por éstas etapas porque, oh mulas de yunta, ésta sociedad de región cuatro nos impone ser machos y exigir que el cuerpo de la fémina incluya un culito parado, grandes tetas, que sepa cocinar, barrer, trapear, coger y… que sea virgen. Pongo a disposición del macho sufrido, una serie de fases de novias para convertirnos en dizque hombres sanos.

The girl next door

Es la chava por la que se mueren todos los de la colonia. Es esa chavita que le empiezan a salir sus senitos, se le para el culito (sucio, yo sé) tiene bonitos ojitos, es de buen ver y cuando anda con la faldita de colegiala, piedad oh cólico violento que ataca nuestro vientre y levantan espíritu y pene. Ella tiene una familia sana y estable; todo un premio. Sos un afortunado, un verdadero hijo de puta y la envidia de todos, si la chava te voltea a ver y quiere algo con vos. Son esos años maravillosos. Se convertirá en la medida a superar después de tu mamá. Con suerte puede ser tu media naranja.

Complejo de Edipo

¿Porqué pasa esto? ¿O sea … por qué la mamá?... Tyler Durden lo dice mejor: Somos una generación criada por mujeres. Me pregunto si otra mujer es la que necesitamos. La respuesta es sí, porque la alternativa es difícil, si se es heterosexual. La puta mamitis es jodida. De verdad ¿porqué pasa? Lo peor del caso, es que el subconsciente nos busca mujeres que sean como nuestra madre y les exigimos que nos traten como ella. Pero, ya en nuestro un sano juicio, a esa novia especialmente le queremos ATRAVESAR UN CUCHILLO EN LA CARA POR TANTA CASTRACIÓN CEROTA QUE NOS PRODUCEN VOLVIÉNDONOS INÚTILES POR QUE NOS PASAN TODOS SUS MIEDOS y…. ….. No este tipo de chavas hay que evitarlas. ¿Ok? Y primero se tuvo madre.

Síndrome de Cristo

Las anteriores son fáciles de superar pero a partir de aquí es más complejo el asunto. La calladita, la de mirada tímida nos intriga un chingo. Aflora nuestro sentimiento paternal. Y si nos graban con una cámara podremos observar como asoma un tierno estúpido cuando le hablamos. Se le trata como a un gatito... pero si no mata una mosca, hombre. Le cae bien a todos tus amigos. Ya en la relación le perdonamos todo, la consentimos demasiado y le damos más atención de la que se merece; subiéndolas al pedestal divino. PELIGRO¡¡¡ Hay que desconfiar… nunca vienen dos glorias juntas. Ese comportamiento tan pasivo significa que han tenido una vida tan, pero tan mierda, que nos hace pensar y tomar la determinación de quererlas salvar. Nos convencemos que ella estará bien con nosotros porque su trato será como el que se merece una mujer (que no lo es mentalmente). Quebrada y un total estropajo, este asomo de ser humano no puede tener una mente normal. Es inestable por que sufrió un abuso de pequeñas o simplemente el papá o su anterior novio fueron una MIERDA. Tiene el mandamiento “No mereces ser feliz” o “es tu culpa” fundido como señal de vaca. Hace buena pareja con un abusador o un macho con riata. También buscan papá. Con ella nos salen estigmas. Lo peor es que nos deja tan colgados y tan heridos que después que se casa con un viejo macho que la azote. No tengás pena. Nunca va a ser feliz con alguien más. Vos sí, si te das cuenta de tu error. Nos seas arrogante con ayudar a gente que no merece ser ayudada, mucho menos salvada. No somos ángeles. Aunque si te querés volver artista… ella es. Mejor deséale la felicidad con una canción y despedila con un beso al aire porque nadie quiere acabar crucificado.

La cabrona

Cuidado, porque te ven la cara de imbécil a leguas. Te domina con su majestuoso culo y te calientan los huevos. Hay una frase para éste tipo de chavas que la saco de Misión Imposible II: Las mujeres son como los monos, no dejan una liana hasta que agarran la otra. Son, en apariencia, liberales y pensantes. En todo tienen la razón. Nadie las manda. La emancipación, creen ellas, les da la oportunidad de sentarse hasta en las “estacas” de los loros. “Hay que vivir la vida sin culpas”, dicen las cabronas. Cuando te enterás te das cuenta que sos hermanito de leche de tus enemigos o medios cuates. ¡Pero vos mula, sos el que revolvés atole! No ayuda mucho ser faldero porque ellas se van con papitos. Para una macha, otro; que no se te olvide. De plano alguien las hizo mierda y uno tiene la culpa por ser hombre. ¡Já cómo no! Son mujeres demasiado egocentristas, aunque si les llegás a gustar y las querés conquistar: el alabo es su punto débil. Te dejan por cualquier pendejo que las ignore y tenga un BMW. Sí, burras a mucha honra. Son simples, inmaduras y calculadoras. Hasta el tamaño de la billetera te ven. Se ponen la etiqueta de artistas de cine. Sos un extra en su película llamada: vida. Corre por tu vida después de marcar territorio y si no, no te perdés de nada que aún los genitales no están hechos de oro o compran el boleto al cielo.


La me asusta pero me gusta

Le echan ganas porque el físico no les ayuda. Las sesiones de sexo pueden ser intrigantes y pasionales. Tienen que compensar con la inteligencia el error de fábrica. Son buena onda, de las que se van con vos a todos lados. Tienen sentido del humor y la actitud de “de todo y todos se aprende”. Conquistan con esas caricias incluyentes en las conversaciones y unas miradas que hasta vos te sentís culpable porque nadie te ha visto así. Te llaman para ver dónde andás para juntarse con vos y nos echamos una chela. Son sensibles y buenas personas; es para considerar. Si se es superficial pues ni modo echale la culpa a la química y la dejás. Pero si te dejan, el feo sos vos.

La media naranja

Es la definitiva y la última… puta al fin. Tiene un carácter difícil pero negocia y lucha por la relación. Te quieren aunque la cagués. Te echan del cuarto, pero igual te aman. Hay que ser un hombre demasiado animal o imbécil para no valorarla. Te apoyan en todo y el ingenio se les prende para resolver cualquier situación. Tienen los huevos bien puestos para querer pasar su vida con vos. Te aprenden tus mañas y gustos en un santiamén. Dan tanto que no exigen pero si no les reconocés su esfuerzo: ¡Apocalipsis y con justa razón! Hay que responder de la misma forma, incluso más. Son tan divinas que al peor basurero que las llevés, lo limpian. Y en la cama, las guerras de flatulencias, son una navidad con año nuevo incluido. Difícil sí, pero lo mejor. Si te la encontrás no la dejés ir sola, ni al baño.


*Puede aplicarse a hombres, por supuesto. Nosotros somos una mierda también.

5 comentarios:

Seletenango dijo...

vos sos grande! te admiro! me llegás! muy buenísima tu lectura...

Lunatrack dijo...

sin palabras, todo esta bien dicho, y cabal como en la meritita vida real

Wendy García Ortiz dijo...

Ya me imagino la reacción de la mara... un cague de risa...

Jeje.

Duff Man dijo...

¿Uno de mis mayores FAILS de esta temporada blogger? No haber escuchado este fucking texto en persona. Poderosas verdades.

PETRUS dijo...

...

Sin palabras.

Un excelente y maravilloso se quedan cortos.