lunes, 9 de febrero de 2009

SPRINGSTEEN: EL JEFE TRABAJA POR UN SUEÑO


El hijo de New Jersey regresa a la escena con nuevo disco. Working on a Dream el primer album de la era Obama luego de la trilogía Bush (The Rising, Devils and Dust y Magic), discos que se caracterizan por levantar fe, lucha y coraje post 11 de septiembre. Sí esas mismas que tambalearon el sueño americano a causa dos aviones, un presidente zopenco y unos cuantos terroristas desempleados y aburridos.

Si Dylan es el poeta, vaquero, profeta, folk con tintes bluseros del sur, que cada vez que baja de la montaña, llega a la ciudad con un disco bajo el brazo, Springsteen es: el profeta militante, trailero, mecánico, salido de algún suburbio venido a menos de New Jersey que a parte de tocar blues puede rockear por 6 horas, despertar nuestra esperanza y arreglar un Mustang 65, sin despeinarse. Mesiánico casi, Springsteen es la columna vertebral del rock estadounidense y capaz de echar el país en un furgón, así que al prender su trailer, la E Street Band toca los primeros acordes de Working on a Dream.

Springsteen es ya una leyenda por lo que no nos debe nada. Podemos ver para atrás casi con orgullo discos como Darkness on the Edge of Town, el doble The River, Born to Run, Born in the USA; el más controversial y no olvidemos Nebraska, ese album-crónica sobre un asesino en serie.

Con Working on a Dream, encontramos un disco redudante de los principios de El JEFE. Esos que cantan sobre un nuevo comienzo enaltecen los sueños y nos hacen creer que con pruebas que siempre hay otro día. Reacios somos a escuchar como tercermundistas antiimperialistas a un cantante como Springsteen ya que desconfiamos de una canción como Born in the USA, sin conocer que ese himno escupe la peor indignación de vivir en ese país que se autodenomina “América”. Ignorantes del mundo, yo los perdono, como dirían por ahí. Es casi incomprensible esa relación de amor y odio por nuestro país. Es frecuente expresar amor por algo y casi siempre es un equipo de fútbol. En fin...

Con Outlaw Pete nos adentra en la historia épica-romántica de un forajido que hace realidad todas sus maldades y desaparece con el viento montando un rocinante endemoniado. Lucky Day es una de esas baladas rock de buen humor que dibuja detenidamente esa sensación plena de tener a alguien. Sin desdeñar a Working on a dream, la canción aún tiene ese olor a campaña demócrata, pero fuera de ese contexto tan vil, hay esa honestidad recurrente y simple que te envuelve. La imagen seduce: Rain pourin' down, I swing my hammer / My hands are rough from working on a dream / From working on a dream. Y el coro: I'm working on a dream / Though it can feel so far away / I'm working on a dream / And our love will make it real someday. Pero conociendo a Bruce, sabemos que lo dice en serio.

Queen of the Supermarket es una contemplación a un amor gigante sin que tengamos que medir su situación económica. Romántica sí. ¿Acaso todos medimos? Springsteen detalla con caricias de nube a esa mujer “perfecta”. As I lift my groceries into my car /
I turn back for a moment and catch a smile / That blows this whole fucking place apart.

What love can do no vale la pena hurgarla porque promete lo que dice el título. This Life es una mirada a la inmortalidad donde la vida permanece en la dimensión que sea. Con Tomorrow Never Knows y Good Eye nos topamos con canciones de rock-blues entretenidas.

En Life Itself salen esas dudas punzantes: Why do the things that we treasure most slip away in time / Till to the music we grow deaf and to God's beauty blind / Why do the things that connect us slowly pull us apart / Till we fall away in our own darkness, stranger to our own hearts. La intervención de la vida, sí, esos famosos finales de ciclo que les dicen.

El disco tiene ese bonus track que deja helado a cualquiera. Con letras conmovedoras e imágenes desoladoras que intentan arrancar una sonrisa a pesar de… The Wrestler es una canción folk sobria sin miramientos. Es la guinda del pastel: Have you ever seen a one trick pony in the field so happy and free / If you've ever seen a one trick pony then you've seen me / Have you ever seen a one legged dog makin' his way down the street / If you've ever seen a one legged dog then you've seen me. Un coro que desbarata cualquier frialdad: (Then you've seen me) I come and stand at every door / (Then you've seen me) I always leave with less than I had before (Then you've seen me) bet I can make you smile when the blood it hits the floor / Tell me friend can you ask for anything more. Si la canción es así de cruda después de ver la película (aún no la he visto) con seguridad quedamos de rodillas. Complementa la trilogía de nominadas al Oscar Dead Man Walking y Streets of Philadelfia.

Springsteen, “THE BOSS” cabalga y no hay quien lo detenga porque aún cuando todo vaya bien, puede ir mejor y aunque caigamos en el foso, nos busca para levantarnos. No nos invita a una muerte digna, es por una vida que se vive a puro músculo que se gana esa dignidad, regando toda la sangre posible y aún así, tener los huevos para sonreír.





Trailer de The Wrestler


Video de Working on a Dream http://www.youtube.com/watch?v=5f4JqAfiEKk


My Lucky Day

1 comentario:

El Aguafiestas dijo...

Vos, la rola de The Wrestler está increíble...