miércoles, 9 de marzo de 2011

DÉJENLOS PARTICIPAR A TODOS... DÉJENLOS



Para evitar que cada quien utilice la Constitución Política de la República de Guatemala para limpiarse los gamborimbos de heces que le cuelgan en el ano cada vez que van al baño, en este año electoral, es necesario incluir de una vez por todas el artículo que diga: "Cualquier persona puede aspirar a la primera magistratura de la nación y puede reelegisrse por los períodos que quiera". Debemos tener en cuenta que aquella constitución de 1985 respondía a un miedo infundado por 500 años de represión. Y si viviéramos del presente al pasado, este documento sería útil. Para el futuro ya no funciona. Tiene tantos peros, muros, trabas y chingaderas que cada ley se tropieza una con otra o tienen conflictos entre sí. Seamos honestos NO es útil ya.

La Torres (esposa del actual presidente Colom), el Adelantado Arzú (expresidente), Zury Ríos, hija del genocida Ríos Montt, quieren ser presidentes y lo harán empleando la estrategia utilizada cuando el general ríos fue candidato en el 2003: Manipulando a la Corte de Constitucionalidad y otras altas instituciones. Si bien es cierto que nuestras entidades gubernamentales no tienen el poder por parte de los políticos, estos organismos deben ser reforzados, acompañados y estrictamente aprobados por la sociedad civil que según veo cada momento que pasa adquiere más poder y representación gracias al respaldo de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala.

Las leyes se respetan y se cumplen, no se interpretan, ni se retuercen. Las confrontaciones entre clases políticas y conservadores de museo son tontas. Debemos, como nación aceptar que los tiempos son otros, superar el pasado, el mundo no está para revivir resentimientos y buscar culpables; ya no. No tiene sentido, vivir para el pasado. Se deben hacer leyes para el futuro. Esta constitución ya caducó. En otros países que están peor que nosotros se vale la reelección ¿porqué aquí no? Déjenlos participar. Al final de cuentas va a suceder gracias a los blandengues de los magistrados. Yo sí creo que la reelección es un voto de confianza para que continúe lo bueno.

Lo mejor que puede suceder de todo esto es saber que estas anomalías de seres humanos NO van a ganar la presidencia. Es un hecho, por más que confundan al Registro de Ciudadanos, le resten poder al Tribunal Supremo Electoral y tuerzan la Corte de Constitucionalidad, los ciudadanos de este país lo vemos y sabemos cuando algo no está mal. Lo sa-be-mos. Al final la verdad triunfa. Si no, pregúntenle al General Ríos Montt que ni de la primera vuelta pasó y quedó en sexto o séptimo lugar en las elecciones antepasadas.

Tenemos que tener fe en que nosotros como nación somos más grandes, honestos y respetamos a nuestro país lo suficiente como para saber lo que no le conviene, y que al final no vendemos nuestra vida a estos grupejos. Hay que darles a entender que si no hacen las cosas en beneficio de la nación no serán ni elegidos, ni reelectos. Superemos ese miedo. Déjenlos... démosles en toda la cara. Enterrémoslos en la mierda de vergüenza que son y es donde pertenecen.

2 comentarios:

Duffboy dijo...

Me da "ñañaras" pensar lo que haríamos en Guate si se permitiera la reelección. Volteemos a ver a Venezuela para hacernos una idea... cadenas de 6 horas y demagogia de desayuno, almuerzo y cena. Mejor no, vos, no en Guate: después de todo, elegimos a Portillo y mirá cómo nos dejó.

Me llegaron las imágenes que posteaste, jaja.

El Vigilante dijo...

Hay que tener fe en nosotros como nación mi querido Duff. Es una apuesta. Ya no se puede avanzar hacia el pasado.