jueves, 21 de mayo de 2009

ACDC: HIGHWAY TO HELL HACE 30 AÑOS


Hay muy pocos grupos que con un simple acorde pueden incendiar Roma o hacer el suficiente ruido como para que Dios deje a un lado su revista Vanidades y con los lentes a media nariz, se acerque a la puerta y de pronto un viento en forma de Huracán Katrina entre dejando a Angus Young cuál hélice de helicóptero en el piso mientras que Bon Scott se sube al hombro de Jehová y le pegue un alarido. Claro, no es de extrañar que Dios, con aquella paciencia y una sonrisa compresiva, agarre su abrigo y se vaya a caminar un rato o se vaya a componer algo. (Comenzá por Guatemala). Es entonces cuando empieza una fiesta explosiva que provoca la caída de las 11,000 vìrgenes en bikini. ¿Y el dialbo? Pues Lucifer se fue a comprar Cerveza, tan bonito él; ojalá el culero no se quede con el vuelto. La otra semana vamos a su casa.

Uno podría pensar que el Oi, oi, oi, es un sonido poco usual, erupto casi, para que una muchedumbre de 100 mil personas griten al unísono en señal de adoración al rock. Pero al escuchar TNT uno sabe porqué de su fuerza. En 1979 Highway to Hell sale a luz y llegaría la explosión a nivel mundial. Bon Scott y Angus Young se convertirían en íconos y pioneros del Heavy Metal.

El Highway to Hell es una oda al pecado. Sexo, erecciones, anarquía, con letras políticamente incorrectas junto con riffs, alaridos, baterías pesadas, un bajo que suena como a pasos de elefante que, de pronto pareciera que no impresionan pero juntos, parece la combinación de una bomba.



El disco abre con Highway to Hell, el sencillo más conocido del disco que desgraciadamente opaca a las demás canciones. Por la letra: / Hey Momma, look at me / I'm on my way to the promised landI'm on the highway to hell, sabemos que Scott está contento. Su canto de cisne podría tener un sentido caricaturezco como a "detalle que faltaba" pero su tragedia no impidió que la banda se desbaratara. Scott se convirtió en el de ángel guardián de la banda. Para Malcom Young, Bon sigue con ellos: "lo sentimos mucho cuando grabamos, de pronto sentimos que nos toca el hombro y nos dice: No, así no es muchachos, es así. Entonces rectificamos y escribimos un gran éxito".

Girls got rythim: insolente, ideal para una barra show. La mejor stripper con look de dinamita que es capaz de dejar exhausto a un toro. Los solos de Angus son estridentes y blueseros de lo más sucios.

Walk all over you: Despega con riffs lentos y después acelerador a fondo. Un revolcón divino. Después de empañar los vidrios, en el capó del motor, aquel sudor profuso y esa cogedera loca que pone a prueba esos amortiguadores dado el inclemente movimiento de cerrucho. I wanna walk all over you / I wanna walk all over you / Do all the things you want me to, babe / I wanna walk all over you.

Touch too much: La disposición de una mujer a una lucha cuerpo a cuerpo donde TODO se vale, vuelve loco a cualquiera, y más cuando la chava ya sabe qué nos gusta y está dispuesta a eso y más. Seems like a touch, a touch too much / Too much for my body, too much for my brain / This damn woman's gonna drive me insane / She has a touch, a touch too much. Las rodillas del macho alfa tiemblan, ¿estará a la altura? Give me a Heineken will you, mate?. Riffs para headbangers, la canción es explosiva.



Beating around the bush: Otra oda al revolcón violento. Para conquistar voluntades con grandes erecciones. A lo que vamos, al menos es honesta la canción. ¿Te atrevés? Va a mil por hora y posee un solo trepidante.

Para la quinta canción podría ser que ya te salga semen por los oídos, pero HTH es más fuerte que un Orgasmo de coche. El disco es un orgasmo de 45 minutos. Del más sucio. Shot Down in Flames: es verle el lado positivo a un rechazo. ¡THAT BITCH! Shot down in flames /Ain't it a shame /To be shot down in flames.

Get it hot: es más de lo mismo pero el ánimo del disco no baja. If you want blood se distancia de la temática del disco. No es muy complicada la letra, pero aquí es donde se demuestra cuando un grupo, aún hablando de sexo y putas, es capaz de mantener el humor y el ánimo. Scott lo deja todo en ésta canción. ACDC galopa con acordes incendiarios.

Love Hungry Man: El bajo de Cliff Williams manda, dándole un groove pesado y autoritario. Todos los integrantes se dispersan explorando sus capacidades. Ésta es la canción más interesante del disco. Un single olvidado. Desgraciadamente, supongo, que debido a la temática sexual y letras insípidas se desperdicia un buen ritmo.



Night Prowler: Un blues metalero, potente. No queremos que acabe talvéz por que es la última canción del disco con la voz de Scott. Se extiende durante 6 minutos y seguimos queriendo que se tarde más. Scott se iría en su carroza de fuego un 19 de febrero de 1980 y con 33 años de existencia. Después de una noche de fuertes bebidas un amigo Alistar Kinnear lo dejó ebrio en su carro. El frío, el asma que padecía y la fuerte cantidad de alcohol a Scott le dio hipotermia. Casi no tenía signos vitales y fue llevado de emergencia al hospital y al entrar, dejó de existir.



Scott decía:"Siempre me preguntan quien soy si AC o DC, y les digo: soy el trueno de enmedio". La banda pensó en terminar. Pero ACDC tocaría el cielo en la próxima década. Highway to Hell continúa siendo imponente y actual. Soportó el tiempo a pesar que en el tema del sexo peores cosas se hacen hoy. Lo que deja el disco es invitarte a ponerte la venda y dejar que una canción te la quite y empiece el revolcón de la noche o dejátela puesta y miremos que pasa. Y, si te vas al infierno al menos te vas BIEN COGIDO Y CON LAS OREJAS ESCUPIENDO SANGRE.

2 comentarios:

David Lepe dijo...

Un discazo vos. Rebelde por completo. Y los gritos del Bon Scott se vuelan la barda. La de Shot down in flames es de mis favoritas vos. Igual Girls Got Rythm, para el striptis...

El Vigilante dijo...

Buenísimas muchacho. De lo mejor de bon que descanse en paz.