lunes, 12 de julio de 2010

ESPAÑA EL CAMPEÓN TUERTO; URUGUAY GRAN CORAZÓN


Me viene a la memoria mundiales nefastos como el de Korea-Japón 2002, Italia 1990, y EEUU 1994 por la pobreza de fútbol y ahora Sudáfrica 2010. Cero espectacularidad, nada de propuesta futbolera, y salvo algunos chispazos la cosa fue deplorable, lleno de fútbol efectivo y partidos mediocres. Las decepciones de este mundial, Italia, Francia, Brasil y Argentina, entre muchos otros. Los descalabros fueron producto de no saber jugar a ganar. Uruguay la gran luz del oriente; Alemania que cuando jugaba era una joya; Holanda que aprovechó todos sus momentos; y España que al final cumplió (¿a medias?), el fútbol que queríamos ver. Y el arbitraje que se convirtió en el villano de la copa y que eliminó a diestra y siniestra jugadores y equipos; marcó faltas inexistentes, fueras de lugar y anuló goles legítimos. Sólo con las manos que no se marcaron se hace una tesis. La de Luis Suárez en el partido de Ghana es para el debate. Si la mano de Dios fue celebrada, ésta tiene las mismas características. Trampa o genialidad, esa es la cuestión.

Si a milagros vamos los mejores partidos y más emocionantes se lo disputan los ibéricos y los orientales. Uruguay fue la sorpresa del "underdog". Forlán los guió como general heróico al que le serán construidos monumentos, libros de historia serán actualizados. Ahora le toca al fútbol uruguayo seguir edificando y nutriendo lo que tiene hoy. España, por su parte, los mejores años de fútbol se vienen y grandes jugadores canteranos están por descubirse. Por Del Bosque me alegré mucho por él después del destierro de Benito Floro.

Pero a lo que vamos. El enemigo que se viene es el mentado "fútbol efectivo". Ese concepto tan cobarde que es el que tenemos a la vuelta de la esquina. Jugar a no ganar y destruir esquemas solo por el hecho de no tener nada en la cabeza y esperar un contragolpe; porque destruir es más fácil que hacer. El que es paciente y juega a ganar, gana y es así de simple; todo se reduce a valores primarios. De ahí vienen estrategias y jugadas a balón parado. ¿Pruebas?, ahí están las selecciones de España, Alemania, Uruguay y Holanda. Los mejores dramas del fútbol dignos de novela fueron España y Uruguay. Goles de infarto, garra, juego, corazón, lágrimas de alegría y tristeza. Dos caras de una moneda de oro que si la cargamos de un listón, tanto uno como el otro muestran esas cualidades del fútbol tan necesarias que refuerzan nuestra fe y gozo por el bendito fútbol. El bien siempre triunfa aunque 23 alcancen la gloria y más de 400 mueran.

1 comentario:

Anichis dijo...

que bonito escribis colocho :O)